La capital chaqueña sigue sin control en plena crisis sanitaria

 La gente se mueve como en la prepandemia sin que provincia y municipio encuentren la social. manera de que los vecinos al menos usen barbijo y mantengan el distanciamiento.

La de ayer fue otra jornada en la que se observaron imágenes preocupantes en cuanto a la actitud cada vez más notoria de vastos sectores de la sociedad en lo que hace al cumplimiento de las medidas de protección para evitar contagios o ser potenciales propagadores del coronavirus, atento a lo que marcan las autoridades de la gran cantidad de asintómaticos que tiene esta enfermedad.

protesta01.jpg
Un barbijo de uso testimonial y charla sin respetar el mínimo distanciamiento social, todo lo que no hay que hacer en una foto.

Aunque los requerimientos sean mínimos y cuando ya transcurrieron prácticamente seis meses desde el inicio de la pandemia lo natural sería que gran parte de la población incorpora como hábito el uso de tapabocas o barbijos o tuviera como acto reflejo la necesidad de mantener la distancia de casi dos metros, pero lamentablemente son situaciones que no se ven en la medida que necesitaría para frenar la expansión de contagios que se observa en la provincia en los últimos días.

También es cierto que de la mano de la desaprensión ciudadana va la laxitud en los controles policiales respecto de los permisos para circular (quedan algunos pocos apostados en rutas) pero también ya no se ven las recorridas que eran una constante por las zonas comerciales de efectivos o de la guardia urbana para señalar y advertir a aquellos en los que primaba el individualismo.

resistencia10.jpg
Las protestas sociales que hace semanas son una constante en la zona céntrica se realizan sin los cuidados sanitarios esenciales

Otra vez se repitieron protestas en las calles en las que más allá de la legitimidad de los reclamos de quienes se manifestaban el común denominador era movilizarse sin tener en cuenta la separación exigida entre persona y persona como medida de protección.

La decisión de vivir como si estuviésemos en los tiempos de prepandemia explica en gran medida el aumento de los contagios que al desapego que se observa en la zona comercial se agrega la gran cantidad de reuniones sociales que remarcan las autoridades y que no tanto en el área metropolitana pero sí en el interior obligaron a dar marcha atrás en flexibilizaciones como ocurriera en General Pinedo y Tres Isletas.

Comenta esta noticia!