Al llegar, entablaron conversación con el encargado de la fiesta, a quien notificaron de las prohibiciones existentes para la realización de tamaño evento en lo que respecta a la aglomeración de tantas personas.

De acuerdo a las nuevas medidas regulatorias y restrictivas en el marco de la emergencia sanitaria desatada y con la firme intención de garantizar la salud de la población en general de acuerdo al Plan de Desescalada en el marco del aislamiento social preventivo y obligatorio.

La Policía del Chaco, viene arbitrando las medidas pertinentes, para regular la circulación y permanencia de personas en lugares de esparcimientos públicos, como ser: parques-plazas-espacios verdes-locales de eventos-y otros donde se congreguen o aglomeren personas en grandes masas, debiendo invitar a la ciudadanía a que concurran a sus respectivos domicilios fines de evitar la propagación del coronavirus (covid-19).

Por ello, esta madrugada en el marco del operativo de seguridad en prevención de “Fiestas Clandestinas”, agentes policiales llegaron hasta un predio, ubicado en Arbo y Blanco al 2900, donde se llevaba a cabo un evento no autorizado con la concurrencia de unas 1.000 personas. El propietario del lugar, de 31 años manifestó que estaba celebrando un cumpleaños y por ello se le invitó a finalizar el evento, posteriormente los asistentes comenzaron a retirarse sin surgir novedades.

TAMBIÉN EN SÁENZ PEÑA Y CHARATA

Hasta calle Mariano Moreno al 1025 de la ciudad de Sáenz Peña, llegaron efectivos de la Comisaria Primera, debido a que tenían conocimiento que se desarrollaba una celebración no permitida debido a la pandemia actual.

A su arribo, los efectivos constataron a unas 150 personas reunidas, las cuales al ver los patrulleros, comenzaron a retirarse, no siendo factible la comunicación con el dueño de casa, debido a que no se encontraba.

Asimismo, agentes de la División 911 de Charata, desconcentraron a los concurrentes de una reunión no autorizada que se llevaba a cabo en el barrio Centenario. Allí, se entrevistaron con una mujer de 26 años, dueña de la casa, quien fue informada de las prohibiciones vigentes sobre la realización de fiestas o reuniones con concurrencia masiva de personas.