Trabajadores de eventos se reúnen para pedir un salvataje al Gobierno

Son varios rubros los que exigen flexibilizaciones para ejercer su actividad de la que viven cientos de familias en el Gran Resistencia.

El sector de organización de eventos y fiestas prepara una reunión para exigir al Gobierno de la provincia que busque una salida para este rubro que lleva casi un año sin ejercer su actividad. En la misma participarán representantes de las pequeñas y medianas empresas que componen este ramo laboral, tanto músicos, fleteros, sonidistas, custodios, empresas de catering y todo lo relacionado al trabajo en eventos sociales.

 

1111.jpg
Los organizadores de eventos, uno de los rubros que fue inmediatamente afectado por las medidas preventivas.

En diálogo con NORTE, el empresario Luis Martínez, de amplia trayectoria en el rubro, explicó los motivos de la convocatoria que busca hacer sonar el reclamo por los puestos de trabajo inactivos desde marzo del año pasado. “No podemos trabajar desde hace 11 meses”, dijo en primer lugar Martínez para dimensionar el impacto económico que está afectando al sector de eventos. “La convocatoria es para toda la gente que trabaja en el rubro de las fiestas y la noche, que va desde organizadores de eventos, propietarios de boliches, orquestas, disc jockeys y todo aquel que se gane el sustento directa o indirectamente con este negocio”, afirmó.

En este escenario, Martínez expresó que la reunión tiene como eje demandar al Ejecutivo de la provincia mayores flexibilizaciones para este rubro, luego de un año de paralización. “Hace 11 meses que no podemos trabajar. Pedimos al Gobierno que nos permita abrir nuestros locales por lo menos a la mitad de nuestra capacidad. No pedimos con la cantidad como la que había antes, pero medianamente con un 50 % de lo que trabajamos aunque sea”, sostuvo el empresario.

A su vez, Martínez indicó que son varios los lugares que cuentan con la correspondiente  habilitación municipal, cuyos espacios se acondicionan a las medidas de seguridad previas a la pandemia y en las cuales puede aplicarse un protocolo sanitario. En tanto, remarcó que por estos lugares “pagamos impuestos como Afip, Rentas, Municipalidad, tenemos el cartón de habilitación y queremos la oportunidad de trabajar, porque la situación no va más. Tenemos gente en blanco, alquileres de precios muy altos y no recibimos una moneda desde hace un año”.

Fiestas clandestinas 

En esta línea, Martínez señaló que “vemos que hay fiestas por todos lados”, y agregó que “no pedimos fiestas clandestinas, no hicimos ni una desde que empezó la pandemia”. Al respecto, aclaró que de la convocatoria “solo van a participar aquellos que tengan el local habilitado y con los impuestos al día, porque vamos a pedir al Gobierno la posibilidad de trabajar, porque seguimos con gastos corrientes que cumplir. Tenemos empleados en blanco y alquileres de 120 mil pesos”.

Con lo dicho, el empresario consideró que “llegó la hora de hacer un poco de ruido para que el Gobierno nos dé una mano. No pedimos plata ni préstamos, pedimos que nos dejen trabajar”.

 

La reunión 

Ante la alarmante situación del primer rubro que cerró sus puertas, Martínez indicó que la convocatoria a rueda de prensa se realizará  este miércoles a las 20 en Coliseo Disco, en avenida Alvear 1499. Están convocados a la misma grupos clásicos de cumbia chaqueña, organizadores de recepciones, fleteros, plomos y todo aquel que trabaje en algo relacionado a los eventos. “Nos manifestaremos ante la prensa porque necesitamos trabajar”, culminó Martínez.

 

El caso correntino 

Tras diez meses de espera, el pasado sábado 9 de enero la ciudad de Corrientes tuvo el puntapié inicial con un evento musical al aire libre, actividad que podría ser considerada una nueva modalidad de eventos en el marco de las restricciones impuestas por el avance de la pandemia de covid-19.

El protocolo implementado fue una adaptación de los ya vigentes para comercios gastronómicos. Así es que se exigió uso de barbijo, distanciamiento social, atención mesas a mesa, uso de alcohol en gel y registro de las personas asistentes. Se sumaron a estas medidas la compra exclusiva de entradas por modalidad preventa, un rango horario de ingreso obligatorio (con DNI), la permanencia en el establecimiento fue únicamente en las mesas designadas y ocuparon tan sólo el 20 por ciento de la capacidad total del centro cultural.

Desde la organización destacaron que esta iniciativa renueva las energías a todo el sector artístico, demostrando que es posible volver a disfrutar de shows presenciales, respetando las medidas de sanidad adecuadas.

 

 

 

 

 

Comenta esta noticia!