De acuerdo a lo que surgió de la investigación, la madre, de 44 años, fue quien permitió que un vecino de la familia, un viudo de 62 años, abusara de ella a cambio de dinero. Dos años después, cuando le víctima se animó a pedir ayuda y le contó lo que le sucedía a su papá, un agricultor de 45 años, éste en lugar de protegerla también la violó.

El aberrante caso salió a la luz finalmente en agosto de 2018, cuando la hermana de la menor notó cambios extraños en su conducta e insistió con sus preguntas hasta que la chica le contó lo que había sufrido durante cinco años y pudieron rescatarla del hogar que compartía con los acusados en condiciones humillantes y abusivas.

La intervención de la joven logró que el caso se judicializara y los tres sospechosos fueron detenidos en forma inmediata. Después, el resultado de los estudios ginecológicos y la Cámara Gesell a la que fue sometida la víctima agravaron aún más su situación.

También surgió de las pruebas reunidas en la causa que el viudo que pagaba para abusar de la víctima la amenazaba con un cuchillo para que no se resistiera y además con “filmar y viralizar el video”.

Por todo esto en las últimas horas el Tribunal Penal 1 de El Dorado condenó a la madre a 10 años de prisión por “encubrimiento agravado en concurso real con promoción a la prostitución agravado por el vínculo y la condición de menor de la víctima”. Por su parte, el padre recibió una pena a 9 años por “abuso sexual con acceso carnal doblemente agravado por el vínculo y la convivencia preexistente, varios hechos”.

Por último, el tercer acusado tendrá que cumplir una condena de 9 años de prisión por los delitos de “abuso sexual con acceso carnal agravado por la condición de menor de la víctima en concurso real con coacción”.