En sus redes sociales, el ministro inició agradeciendo por las “innumerables muestras de solidaridad y afecto” y remarcó “me encuentro en perfecto estado de salud y con mucha tranquilidad a pesar de lo ocurrido”.

“Ninguna agresión, por violenta que sea, va a lograr amedrentarme ni apartarme de mis convicciones más profundas, aquellas que abracé con pasión desde la militancia política y el Peronismo”, señaló.

Finalmente, afirmó que este tipo de situaciones “sólo fortalecen mis convicciones, que no son otras que las de vivir en un Estado de derecho, donde las leyes se cumplan y los derechos de todos sean respetados”.

Según fuentes del Gobierno, el ministro Chapo fue atacado con dos sillas que le fueron arrojadas, por Gustavo Monzón quien ya se encuentra detenido.