“Es cierto, estuve con tu marido”, fueron las palabras que escuchó la empresaria cuando se comunicó con la actriz.

Sin embargo, le habría negado que haya pasado algo íntimo entre ellos. “Quedate tranquila, porque no llegamos a consumar porque Mauro no pudo…”, completó como información la panelista del ciclo de espectáculos.

La charla entre Wanda y Eugenia se habría dado días después del escándalo que generó, por algunos días, la separación entre la ex de Maxi López con Mauro Icardi.

Situación que se dio a conocer por las redes sociales por la propia Wanda cuando ella misma expresó: “Otra familia que te cargaste por zorra”.

Por su parte, Yanina Latorre contó que chateó con un petisero quien sería uno de los encubridores del jugador y él le contó toda la verdad de lo que pasó entre el delantero del PSG y la actriz.

“Hace unos días vengo hablando con un petisero que estuvo de alguna forma encubriendo a Icardi y me contó que cuando se encontraron en el lujoso hotel de París, la China y Mauro sólo se llegaron a dar un apasionado beso ya que él estaba con unas líneas de fiebre y no quería contagiarla de nada”, reveló la esposa de Diego Latorre.

“Repito, está es información que me llega, no sé si Wanda está al tanto de esto, pero el petisero me asegura que se encontraron se besaron y él después se terminó yendo porque tenía fiebre”, sentenció la panelista.

“A Wanda le llegaron muchos mails con lujo de detalle. Detalles que solo podrían saber la China e Icardi”, contó hace días Latorre y continuó: “Un amigo de la China llamó a Wanda y le dijo que ella estuvo ese famoso fin de semana en París en un hotel, y que Icardi le habría pagado el pasaje”.

En esta versión aparece involucrado Jakob Von Plessen, el marido de Zaira Nara, quien fue señalado por Amalia Granata como el “cómplice” de Icardi en su infidelidad cuando Wanda y su hermana habían viajado junto a sus hijos a Italia. Latorre dice que se comunicó con Granata para saber quien era su fuente pero que solo le dijo que “es una persona que nada que ver con los medios”.

La crisis matrimonial de la empresaria y el deportista llevó a muchas mujeres a solidarizarse con ella.

No así a la China, que no es vista con buenos ojos entre las “botineras” -como se le dice a las esposas de los futbolistas-, porque Icardi no sería el único con el que se escribía. “Hay cuatro botineras, que no voy a decir los nombres… Uno ya fue mencionado.

Su mujer ya estaría sola en Puerto Madero, cerró su Instagram, pero no blanqueó la separación. Son todos jugadores de la Selección. Estas botineras se comunicaron con Wanda y le mandaron videos íntimos de la China Suárez “, contó Latorre.

En los últimos días Ana Rosenfeld, amiga y abogada de la mayor de las Nara, habló de la ruptura.

“Hay casos particulares en los que siguieron juntos porque se dieron cuenta de lo que perdían, no desde lo económico, sino desde lo emocional”, dijo en un comienzo la letrada y agregó: “Algo muy difícil de redimir es la confianza, porque si alguna vez hubo un deliz es muy difícil volver a confiar en el prójimo, cualquier mujer se siente traicionada y empieza a pensar qué fue lo que hizo y también lo que no hizo”.

Respecto al caso puntual de su amiga y del delantero, dijo en diálogo con PH: “Me sorprendió, veía una pareja muy bien formada, donde había mucho cariño, mucho respeto, eran realmente compinches y compañeros, se repartían muy bien las tareas, y nunca me imaginé que Icardi pudiera cometer una travesura, porque en definitiva es como que ya está ventilada la travesura”.